Cómo Educar a un Bull Terrier Miniatura

Como educar y adiestrar a un perro Bull Terrier Miniatura

Consejos básicos para el adiestramiento de los Bull Terrier Miniatura.

El bull terrier miniatura, es por naturaleza, un perro noble y equilibrado, limpio y cercano a su dueño. Su educación empieza desde su nacimiento, los criamos en nuestro hogar, desde que son pequeñines se habitúan a los ruidos de la casa, televisión, música, aspiradora…etc., abren los ojos entre nuestras manos.

Educación Básica de un Bull Terrier Miniatura

Nuestros perros utilizan nuestra casa al completo, con esto quiero decir que se suben a los sofás, camas, entran y salen, y están donde les apetece. Pero si no se les quiere permitir eso, la mejor manera de enseñarlos es que no aprendan a hacerlo.

Si no le permitimos que se suban al sofá, no lo harán, basta con regañarlo la primera vez que lo intente, como mucho alguna vez más, para que no lo vuelva a intentar.

Aunque os perderíais lo mejor de ellos.

Hay que gastar cuidado cuando jueguen con perros de talla pequeña, un Bull terrier, aunque sea miniatura, no es consciente de su fuerza y al jugar lo dan todo…corriendo, saltando, y se les debe corregir para que se calmen, evitando así que alguien salga lastimado.

Hay minis haciendo agility, adiestramiento de guarda y defensa y otros deportes con sus dueños, aunque si le das a escoger…prefieren la familia y el sofá, por pedir, que haya chimenea y ya no querrán salir jamás.

Si empezaran a romper su cama, hay que quitársela rápido, hemos tenido problemas serios con nuestros perros, por comerse todo tipos de cosas, desde toallas, mantas, juguetes, una férula dental…etc..

Lo último que nos ha pasado ha sido por comerse un montón de chinos, una de las hembras estaba en celo, y el perro llegaba al sitio donde orinaba y al oler los chinos, terminaba comiéndoselos.

Un día vomitó una bola de chinos blancos…y menos mal que lo hizo. Le podría haber costado una dolorosa intervención quirúrgica.

Nosotros no acostumbramos a enseñarles que se sienten, porque los perros destinados al show, pueden sentarse en el ring cuando vean premio o se cansen.

Nunca he tenido ningún caso de agresividad con personas, todo lo contrario, son pura bondad, pero con otros perros puede pasar, hay que reñirles enérgicamente si alguna vez, nuestro Bull intentara morder a otro perro o le gruñera.

Enseñar a Hacer sus Necesidades

Cuando tienen de 20 a 25 días, comenzamos a sacarlos al sol de media mañana, siempre con su madre vigilando.

Si somos ordenados con los horarios de comidas, conseguiremos que nuestro Bull Mini sea limpio muy rápido, nada más que termine su ración de pienso, a la calle, hay que esperarse a que haga sus cosas y premiarlo, el premio puede ser un trocito de salchicha o alguna chuche para perros.

Los Bull hacen lo que sea por comida, la experiencia nos ha enseñado que es el sistema que mejor funciona con ellos.

Uso del Collar de Adiestramiento

A la edad de 3 meses, una vez terminado su calendario de vacunaciones, hay que comenzar con las salidas a la ciudad, para que conozcan el tráfico, la gente, otros perros…etc. Ya debe poder caminar con la correa junto a nosotros.

El método que utilizamos nosotros es sencillo, les colocamos su primer collar con 60 días, y al igual que se hace con los potros, les colgamos un trozo de correa o cadena, de modo que sientan su peso y se la pisen de vez en cuando. En pocos días podremos llevarlos de la correa a donde queramos, algunos aprenden en horas.

El caminar junto, sin tirar de la correa, es fundamental, un mini tiene fuerza, y si le permitimos que tire, nos puede sacar el a pasear a nosotros.

Para enseñarlos a caminar junto a nosotros, hay que utilizar un collar de cadena, de adiestramiento. Le colocamos la correa y comenzamos la marcha, cuando empiece a tirar, le daremos un pequeño tirón en seco, le ordenaremos el comando “junto “o el que nos parezca, y comenzaremos la marcha de nuevo, cada vez que tire, la misma operación.

La intensidad del tirón dependerá de la sensibilidad de nuestro Bull. Ni que decir tiene, que siempre aplicaremos la fuerza justa para que surta efecto y no dañarlo. Mano de hierro con guante de seda.

Dejarlos Solos en Casa

Otro aspecto a tener en cuenta, que trae de cabeza a algunos propietarios de minis noveles, es el dejarlo solo en casa. Si se quedan solos, se aburren o se estresan, y pueden romper medio cortijo.

Nosotros los metemos en trasportín cuando no estamos en casa. Ellos se la pasan durmiendo y tranquilos, tengo que decir que las dimensiones del trasportín deben ser amplías, para que nuestro Bull se encuentre cómodo, y ponerles su cama dentro.

Siguiendo estos sencillos pasos, disfrutaremos muchos años de nuestro mini, sin problemas de ningún tipo.